FANDOM


Nicky, la aprendiz de bruja
魔女の宅急便
Majo no Takkyūbin
Nicky portada ESP
Portada del DVD en España
Género
Aventura, fantasía, drama
Temática
Brujas,
Hayao Miyazaki
Productor
Hayao Miyazaki
Nobuyuki Isshiki
Guionista(es)
Compositor(es)
Idea original
103 min
Duración
Lanzamiento
Bandera de Japon 29 de julio de 1989 (Toei)
Bandera de España 14 de octubre de 2003 (Aurum)

Nicky, la aprendiz de bruja (魔女の宅急便 Majo no Takkyūbin, lit. El servicio de correos de la bruja) es una película de los Studio Ghibli, dirigida por Hayao Miyazaki en 1989. Es una adaptación de la novela para niños de homónimo nombre de Eiko Kadono, y es la cuarta película desde la fundación del estudio.

Historia Editar

¡Atención! En esta sección se revela detalles sobre el argumento. Si no deseas conocerlos, salta la sección.
« Es lindo ser una bruja, cierto? Me gusta la idea. Ser una bruja, ser una artista, ser una panadera... Es una energía dada por los dioses o alguien, cierto? Aunque gracias a eso, tenemos que sufrir a veces...
—Ursula a Nicky
 »

Nicky es una pequeña bruja de 13 años, que escucha por radio que la noche va a ser despejada. Como es una costumbre entre las brujas, al cumplir 13 años deben marchar a otra localidad en una noche de luna llena; al igual que hizo su madre. Y como esta noche estará el cielo despejado, es el mejor día para marcharse. Se despide tanto de su madre y padre, como de todo el pueblo, marchando sobre una escoba, junto con su gato negro, Jiji, en busca de una ciudad cerca del mar.

Durante el vuelo, se encuentra con otra bruja, quien ya esta establecida en una ciudad y le dice que no le será difícil encontrar una y que busque una especialidad. Después de ello, una repentina tormenta comienza, obligando a Nicky a aterrizar en el interior de un tren, en un vagón repleto de paja, donde se queda dormida. Al día siguiente, al asomarse fuera, encuentra la ciudad ideal que buscaba.

En él, gracias a un cuidador de la torre del reloj, descubre que no hay ninguna bruja establecida, cumpliendo otro de los requisitos necesarios para quedarse. Pero no es lo que se pensaba ella. Una ciudad repleta de gente egoísta y vehículos circulando, es reñida por la policía, molestada por un niño que va en bici y fascinada por ella, y no le permite alojarse en un hotel. Desilusionada por lo pasado, Jiji le sugiere que buscaran otro pueblo más tranquilo, pero de repente aparece una panadera embarazada corriendo tras una mujer que se ha olvidado del chupete de su bebe en su tienda. Nicky le dice que ya se lo lleva a ella, y en un momento se lo da. Regresa a la panadería, para entregarle una carta de agradecimiento de la señora.

La panadera llamada Osono, quien le ha pedido tomar el café como agradecimiento, escucha que Nicky está desilusionada con la gente del pueblo, ya que parece que no le guste, aunque le dice que es una ciudad grande, con todo tipo de personas. Además, le ofrece alojamiento tras enterarse que no tenía, lo que alegra a Nicky. Es un cuarto polvoriento, justo al lado de la panadería.

A la mañana siguiente, Nicky le comunica a Osono que piensa abrir un negocio de mensajería, y ella le ofrece su tienda para que la monte, al igual de que ella puede quedarse en la habitación, mientras ayude en la panadería, ilusionando a Nicky.

Tras limpiar el cuarto y comprar algunos víveres, tiene su primer trabajo. Se trata de Maki, una cliente habitual de la panadería, que desea enviar un regalo a su sobrino. Nicky coge el regalo, y marcha volando hacía la casa de destino. El regalo se trata de un gato negro de peluche, muy similar a Jiji, metido dentro de una jaula. Mientras volaba sobre un bosque, una ráfaga de viento le hace perder el control, cayendo sobre un árbol. Un cuervo le empieza a gritar, y Nicky ve que hay un nido cerca, lo que piensa que viene a robarlos. Nicky se aleja de los cuervos enfurecido, cuando Jiji se da cuenta de que no esta el gato de peluche. Nicky intenta regresar, pero los cuervos no la dejan. Hasta que no se haga de noche, no podrá volver, por lo que se le ocurre hacer pasar a Jiji por el regalo y cambiarlo cuando lo encuentre.

Entregado su primer paquete, se preocupa por Jiji, ya que el sobrino es muy pequeño y poco delicado con los juguetes. Aunque el perro de la casa, lo recoge bajo su regazo, protegiéndolo. Mientras, Nicky esta caminando por el bosque, para ocultarse de los cuervos, encontrando una cabaña de madera. En una de sus ventana se encuentra el peluche, y llama a la puerta. Le contesta una chica que se encuentra en el tejado ocupada dibujando a los cuervos. Cuando termina, se lo da, pero se encuentra descosido por culpa de los cuervos. Ursula decide que ella lo coserá a cambio de que Nicky le limpie la casa. Una vez arreglado, Nicky se despide de la pintora, y se prometen ver otro día, y marcha a la casa, donde el perro se encarga de hacer el intercambio, regresando los dos al fin a casa.

Al día siguiente, Nicky está en la panadería sin mucho trabajo, aburrida por ello. Pero suena el teléfono para pedirle una encargo. Además, entra Tombo a invitarla para una fiesta en el club de aviación, cuando entra un segundo cliente con un paquete pesado. Tombo se marcha antes de que Nicky pueda responderle. Ella no quiere ir a la fiesta, al no tener un vestido bonito, a pesar de que Osono le gusta el que siempre lleva. Sale corriendo a hacer las entrega, primero el paquete y luego para en una mansión, donde una mujer mayor le abre la puerta. El encargo es de una señora mayor, que pensaba hacer un pastel para su nieta, pero su horno eléctrico no funciona. Nicky le pregunta porqué no utiliza el horno de leña que tiene, y le ayuda hacerlo. Mientras se prepara, le ayuda con otras cosas de la casa. Ya son las cerca de las 6 en punto, hora que había quedado, y marcha rápido a entregar el pastel. En pleno vuelo, cae una gran tormenta. Mientras, Tombo se presenta en la panadería, y al ver que tardaba, se marcha. Nicky llega a la casa de destino, donde le abre la puerta la nieta, una niña refinada que no le gusta el pastel de su abuela. De vuelta, Nicky esta triste y ya no piensa en la fiesta, sino en llegar a casa y postrarse en la cama.

A la mañana siguiente, Osono se da cuenta de que Jiji está rascando la ventana, y encuentra a una Nicky con fiebre, por lo que la atienda, para que se recupere. Algo más tarde, ya se encuentra recuperada, y Osono le transmite que tiene trabajo para un tal «Kopori». Como se encuentra cerca, decide ir sin escoba y dejar a Jiji con su nueva amiga, la gata de Maki. Llega al destino, donde se encuentra a Tombo, quien es Kopori. Ella se disculpa de los pasado ayer, aunque él sabía que estaba enferma. Le cuenta que la fiesta era para celebrar un invento suyo, una bici con una hélice que se propulsa con los pedales. Le invita a ir a la playa con esta bici para ver dirigibles, y ella acepta, siendo su primera vez montada en una. En la bajada a la playa tienen un pequeño percance, donde acaba la bici destrozada. Tras ello, Tombo le habla sobre su deseo de volar. De repente llega un auto con sus amigos, quienes le invitan a subirse al dirigible. Tombo le pregunta a Nicky si quiere ir, lo que la enoja y se marcha. Al llegar a casa, se encuentra triste por hacer un amigo pero seguidamente sentirse apartada, y se da cuenta que ha perdido sus poderes, al no poder comunicarse con Jiji. Intenta volar y se ve incapaz, incluso rompe su escoba.

Al día siguiente, se encuentra profundamente sumida en una depresión, al ver que puede perder sus poderes. Pero de repente aparece Ursula, quien viene a visitarla. Al verla desanimada, la invita a pasar el día en la cabaña. Una vez en ella, ve como había pintado un cuadro, que según Ursula, ella fue su inspiración, aunque le falta algo y por ello le pide que sea su modelo. Mientras la retrata, hablan sobre su problema, y Ursula compara la pintura con la brujería, ya que las dos necesitas estar inspirada para que funcione, y le explica lo que ella hace para recuperar la inspiración.

A la mañana siguiente, llama a Osono, quien le cuenta que la señora del otro día quiere verla. Va a ella, donde la señora ha hecho un pastel para ella, lo que emociona a Nicky. Mientras, en la tele está hablando sobre el despegue del dirigible «Espíritu de Libertad», cuando de repente, una ráfaga de viento provoca que se rompa las cuerdas que lo sostienen, quedando sólo una, donde la gente se amontona para sostenerla inútilmente. Tombo que estaba allí, es el único que se queda amarrado, elevándose al cielo con el dirigible. Nicky, preocupada por él, sale corriendo a la calle, donde encuentra un barrendero, a quien le pide su escoba para intentar volar. Lo consigue de mala manera, pero puede volar. Mientras, el dirigible ha chocado contra la torre del reloj, y Tombo pende de un hilo. Ella llega a tiempo, pero su mal control no le permite acercarse bien. Tombo no aguanta más y se cae, pero ella llega a tiempo para recogerlo en plena caída, para jubilo del pueblo.

Desde ese momento, recupera su magia y se gana el respecto de todo la ciudad. Tombo acaba construyendo su pequeña nave, consiguiendo volar; y Jiji tiene crías con Lily, siendo una de ellas un gato negro igual que él, a quien le enseña el «oficio familiar». Todo esto, es redactado en una carta que le envía a sus padres a su pueblo natal.